Coco, aceite de coco y leche de coco, ¿son todos saludables?

NutritionPharma Consejos Dejar un Comentario

El aceite y la leche de coco presentan un elevado contenido calórico y de grasas saturadas, lo que puede poner en duda la inocuidad de su consumo.

Las bebidas vegetales están de moda. Dado el interés creciente por llevar una dieta equilibrada y saludable, la ingesta de estas bebidas ha aumentado en las sociedades industrializadas. El coco es una fruta tropical que se come normalmente en forma de fruta fresca, desecada y en preparaciones de repostería. En los últimos años, junto al éxito de la fruta en sí, también ha crecido el consumo de aceite y de leche de coco. Pero… Coco, aceite de coco y leche de coco, ¿son todos saludables?. 

El coco

El coco, comparado con otras frutas, posee un contenido moderado en agua (aproximadamente 45%), un contenido ligeramente más elevado en proteínas y ligeramente más pobre en carbohidratos. Pero, sobre todo, en su composición se destaca la alta cantidad grasas que aporta, cuando el resto de frutas apenas las tiene. En detalle, el aporte nutricional cada 100 gramos de coco es el siguiente:

  • Calorías: 353
  • Agua: 45 g.
  • Proteínas: 3,4 g.
  • Grasa: 35,1 g.
  • Grasa saturada: 29,3 g.
  • Grasa monoinsaturada: 2,2 g.
  • Grasa poliinsaturada: 1,6 g.
  • Colesterol: 0 g.
  • Carbohidratos: 5,9 g.
  • Fibra: 9,5 g.

Aceite de coco: demasiadas grasas saturadas

La grasa procedente de esta fruta se presenta, por lo general, en forma de masa de color blanco o marfil; su consistencia es pastosa o fluida, según la temperatura ambiente. Este alimento destaca, como todos los aceites o grasas vegetales, por su elevado contenido calórico (aporta 899 Kcal cada 100 g de alimento) y en grasas (99,8 g en 100 g de alimento). Sin embargo, el perfil lipídico de este alimento difiere de manera importante de otros aceites vegetales, como el aceite de oliva o el aceite de girasol. Así pues, el aceite de coco es sobre todo rico en grasa saturada. En 100 g de manteca hay 87 g de grasa saturada, 5,8 g de grasa monoinsaturada y 1,8 g de grasa poliinsaturada.

Respecto al tipo de ácidos grasos saturados presentes en el aceite de coco, la grasa de coco es una de las fuentes alimentarias de ácidos grasos de cadena media (cadenas más cortas de átomos de carbono), puesto que es rico en ácido caprílico (8 átomos de carbono) canada goose down mens coat https://www.canadagoose-online-shop.co.uk Canada Goose mens outlet authentic, capríco (10 átomos de carbono) y sobre todo en ácido láurico (12 átomos de carbono). También es fuente alimentaria de los ácidos mirístico (14 átomos de carbono) y palmítico (16 átomos de carbono), todos ellos grasas saturadas.

Leche de coco, un ingrediente calórico y graso

Debido a que la gastronomía asiática está de moda, cada vez se utiliza con más frecuencia la denominada “leche de coco” como ingrediente de múltiples preparaciones. Esta bebida proviene de la ralladura del coco seco mezclada con agua. El aporte nutricional por cada 100 ml de este líquido vegetal, o ingrediente culinario, es el siguiente: 170 Kcal, 17,5 g de grasa (de las cuales 15,1 g son grasas saturadas) y 2,9 g de carbohidratos. Así pues, se trata de una bebida muy calórica y rica en grasa, sobre todo saturada.

¿Son estos alimentos recomendables desde el punto de vista nutricional?

El efecto que distintos tipos de grasas pueden tener para la salud de las personas es un tema que se estudia desde hace mucho tiempo. La grasa saturada (la formada por ácidos grasos de cadenas de átomos de carbono sin ningún doble enlace entre ellos) ha sido relacionada con un aumento de los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre y un incremento del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Aunque se está investigando si distintos tipos de grasas saturadas podrían tener distinto efecto en el organismo, todo apunta a que la ingesta de los ácidos láurico, mirístico y palmítico eleva las concentraciones de colesterol total, LDL (“colesterol malo”) y HDL (“colesterol bueno”); mientras que el ácido esteárico (18 átomos de carbono) parece ser que podría tener un efecto hipercolesteromiante menor. No obstante, a falta de mayor análisis que esclarezca si algún tipo de grasa saturada es más perjudicial que otra, de momento la prudencia indica que se debe seguir recomendando excluir de la dieta los alimentos ricos en grasa saturada. De esta manera, dada la elevada incidencia de enfermedades cardiovasculares en la sociedad, se debería, al menos como prevención, no abusar de alimentos ricos en grasa saturadas; entre los que se hallan el aceite y la leche de coco.

Disfrutar excepcionalmente de estos ingredientes y de su delicioso sabor en alguna receta no debe ser motivo de preocupación, puesto que en nutrición y salud lo malo no es el alimento, sino su frecuencia de consumo.

Nutrition Pharma,

Nutrirse bien, para sentirse mejor!!!

canada goose coats for skiing https://www.tecfe.ca canada goose authentic hologram

NutritionPharmaCoco, aceite de coco y leche de coco, ¿son todos saludables?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *